5 people found this review helpful
Recommended
0.0 hrs last two weeks / 17.3 hrs on record
Posted: Jun 20, 2016 @ 6:23am

Juegos con alma… Más allá de gráficos u otros aspectos concretos, parciales o globales que afecten a la valoración de un producto de entretenimiento, pienso que existe un valor fundamental que llamo «alma» porque no es un aspecto concreto que se pueda cuantificar o explicar con palabras concretas y entendibles. Este juego la tiene, vaya si la tiene… Incluso me atreveré a encuadrar el concepto, por una vez. Para ello, la palabra clave es «inmersión», sentir que no estás jugando sino simulando una situación, hipotética en este caso dado el carácter de ciencia ficción que se le ha otorgado al juego. Conseguir ese sentimiento de que estás dentro de un universo alternativo con una mecánica tan particular y heterodoxa como la de este indica bien a las claras que tiene que tener algo más. Ese «algo más», de compleja definición es lo que yo llamo «alma» y posee este juego a raudales.
La comparación con el magnífico Armageddon Empires es ineludible. Las mecánicas son tan similares que, como veterano jugador de aquel, no he necesitado jugar los tutoriales para comprender este. Gráficamente, la verdad, creo que el Last days of old Earth (en adelante LDOE) tiene un diseño agresivo, un tanto extravagante al que no termino de acostumbrarme, pese a ello, detalles como por ejemplo que se pueda girar el mapa, elegir resolución o hacer zum lo convierten en más intuitivo y fácil de jugar que el AE por lo que, al final, me quedo con estos gráficos, sin ninguna duda porque antepongo la facilidad de uso al preciosismo gráfico. La ambientación de ambos, postapocalíptica, me encanta, pero también pienso que la de LDOE supera a su antecesor; esos restos de civilización humana en un trópico nevado me resulta muy evocador, algo que como jugador necesito y lo considero importante. Sí hay particularidades, y no pocas, en las que el AE sigue siendo superior: número de razas a elegir, tipos de unidades… pero parece ser que los desarrolladores, al igual que hicieron con el AE, van a ir incluyendo mejoras poco a poco. Si cumplen esta promesa, simplemente con que alcancen al AE, sin necesidad de añadir contenido, tendremos un juego muy similar pero más moderno y que aprovecha la experiencia del anterior.
Lo que un jugador de estrategia busca en un juego es tomar decisiones (y en mi caso, cuantos menos clicks necesiten, mejor) y LDOE cumple esta función como pocos. Ya antes de iniciar el turno viene la primera decisión: gastar o no gastar recursos para tener más dados que aumenten las posibilidades de incrementar los puntos de acción en el siguiente turno (es curioso, esta primera decisión cuesta casi más de explicar que de comprender in game y, una de las cosas más importantes, de ejecutar). A partir de ahí, cuando el turno pasa a nuestras manos, es un festival de toma de decisiones: sacar nuevas cartas del mazo, comprar las cartas de la mano, crear nuevos ejércitos, mover los actuales (o fusionarlos), construir infraestructuras (puestos de mando o colectores)… No es un juego que requiera una planificación exhaustiva a largo plazo; continuamente debemos improvisar, adaptarnos a las circunstancias y es ahí donde hay que darle al cerebro, es ahí donde el estratega que llevamos dentro disfruta y tiene que dar el máximo de sí. Eso no quiere decir que haya que olvidar una cierta planificación, una elección de los medios generales por los que vamos a tratar de alcanzar la victoria, en los que influirá la personalidad y las preferencias del jugador. Este aspecto se acentúa al poder personalizar el mazo.
Sentir el frío, el miedo a lo que puede haber detrás de aquella colina, esperar a ver si aparece la carta del líder que necesitas, verse agobiado por la falta de recursos… Maravillosa sensación.
Una nota final, hablando de la calificación. De cero a diez, le asignaría un siete para la versión jugada, la 1.0.0., solo con que lleguen a implementar mejoras que lo equiparen al AE, la nota ascendería, mínimo, al nueve. A este respecto también quiero matizar que, ahora mismo, el juego no solo está lo suficientemente desarrollado como para que el jugador exigente pueda disfrutarlo muchísimo, sino que, por ejemplo, para jugadores novatos con la mecánica, tal vez les pueda ir de maravilla iniciarse ahora e ir añadiendo poco a poco conceptos nuevos como las armas personalizadas, la investigación… sin verse abrumados por un excesivo número de parámetros a tener en cuenta. El viejo jugador del AE, enganchado a su particular filosofía de juego, no puede perdérselo, tal vez eche en falta cosas en este, pero parece existir la voluntad, por parte de los desarrolladores, de que se implementarán más cosas, además, como decía al principio, el alma del juego está ahí y, para mí, eso vale más que mil datos objetivos.
Sin duda, un juego recomendable que puede otorgar muchas horas de diversión.
Was this review helpful? Yes No Funny